Fue retirada la acusación sobre dos ex empleados de seguridad, un tercer exempleado del centro se ha conformado con una pena de dos años, mientras un cuarto aguarda resolución

La vista oral por la difusión del vídeo en el que aparecían dos jóvenes atados a una cama en el centro de menores ‘Tierras de Oria’, ha quedado vista para sentencia tras haber sido retirada la acusación contra dos extrabajadores del centro y la conformidad de un tercer exempleado.

Fuentes judiciales han informado a Efe de que la acusación contra M.M.R. y M.M.R. ha sido retirada debido a que un exinterno del centro ha manifestado por escrito su “absoluto perdón” a los mismos, solicitando de esta forma que fuese extinguida la acción y responsabilidad penal contra los mismos.

Por otro lado, J.V.O.M. ha mostrado su conformidad con la acusación de la Fiscalía, por lo que le ha sido impuesta una pena de dos años de prisión y el pago de la responsabilidad civil.

Así, el único acusado para el que ha seguido adelante el juicio ha sido Alfonso Galiana, presidente de la Plataforma centrosdemenores.es y antiguo interno en este centro, que tras su declaración deberá aguardar a la sentencia para conocer si resultará absuelto o condenado y, en este último caso, la pena a imponer.

La calificación del fiscal, a la que ha tenido acceso Efe, señala que el 7 de julio de 2011, J.V.O.M., un encargado de vigilar a uno de los menores internos en este centro, que tenía 17 años en ese momento, grabó sin su consentimiento al joven mientras era sometido a un mecanismo de contención con sujeción mecánica e inmovilización.

Todo ello, con la intención, según el fiscal, de “atentar contra su intimidad y su derecho a la propia imagen”.

El 19 de abril de 2014, de nuevo con el mismo ánimo según el Ministerio Público, los acusados M.M.R. y M.M.R. hicieron lo mismo con otro menor que estaba siendo sometido a la misma medida, grabando lo que ocurría con el primero de ellos en la habitación en la que se encontraba.

En algún momento antes del 7 de febrero de 2015, el presidente de la Plataforma centrosdemenores.es y antiguo interno en este centro, recibió estas filmaciones en las que ” los internos resultaban reconocibles”.

“Con conocimiento de que éstos no habían prestado consentimiento para su grabación, en las que aparecían sometidos a medidas de contención, divulgó a diversos medios de comunicación las grabaciones obtenidas”, entre ellos un periódico digital de ámbito nacional, “que lo publicó alcanzando de esta forma mayor difusión”.

Inicialmente, los cuatro investigados se encontraban acusados por delitos de descubrimiento o revelación de secretos.