Las imágenes de las cámaras de seguridad muestran como se aplicó un protocolo de contención interna al joven hispano-marroquí

A poco más de un año de la muerte del joven Ilias Tahiri de 18 años, sucedida el pasado 1 de julio de 2019 en el Centro de Menores “Tierras de Oria” y después de que el Juzgado de Purchena ordenara el archivo de la causa después de calificarla como “una muerte violenta accidental”, la Audiencia Provincial de Almería ha decidido la reapertura del caso según Auto 443/20 de fecha 22 de octubre de 2020, al que ha tenido acceso La Comarca Noticias.

“Recurren las Acusaciones Particulares el Auto de sobreseimiento adhiriéndose el Ministerio Fiscal por considerar que si existen indicios racionales de un delito de Homicidio por Imprudencia, no habiéndose puesto fin a la Instrucción en tanto que aun quedan diligencias que practicar y que podrían esclarecer los hechos” puede leerse en el escrito del nuevo tribunal.

No puede considerarse agotada la instrucción en el presente supuesto, por lo que resulta “precipitado” acordar el sobreseimiento de la causa sin una mayor depuración instructora, razonada dentro del auto de cinco páginas donde queda reflejado que “la más mínima duda acerca del hecho no puede dar lugar a la finalización y archivo sin más trámite”.

“Convenimos con el Ministerio fiscal, en que la existencia de ese protocolo en su caso, no exonera a quien lo elaboro ni a quien lo impuso y a quien en su caso cumplió a sabiendas o debiendo conocer que no refleja los estándares mínimos de seguridad para la integridad Física, en caso de sujeción o contención mecánica en decubito prono. Podría ser causa en su caso de exclusión de la culpabilidad de quien obra ejecutando lo dispuesto en el protocolo o por orden de un superior , máxime si se trata de trabajador que ignora que la orden sea contraria a derecho.

Es cierto que el protocolo del Centro así lo permite pero lo que debe discutirse, y no ahora en Instrucción, sino en el plenario correspondiente, si era adecuado para preservar la integridad de las personas”.

“Observamos a priori, y sin perjuicio de lo que resulte en el plenario, indicios racionales de un delito de Imprudencia, conducta imprudente, al menos, en la manera de practicar la inmovilizacion prono por personal no cualificado y sin que conste, de las grabaciones aparecidas, la presencia de un médico sino al final cuando ya nada se pudo hacer por el fallecido”.

Parte del Auto emitido por la Audiencia Provincial este pasado 22 de octubre.