El agresor recibió cuatro disparos efectuados por la Policía Local, al intentar agredir a su expareja cuando ésta se encontraba en el interior del vehículo patrulla.

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado las penas por un total de 17 años y un mes de prisión impuestas a A.W.C.B., el hombre de 43 años y origen británico que ingresó en el hospital después de que un policía local de Albox le disparara en una nalga para evitar que matase con un cuchillo a su expareja.

Los hechos probados de la sentencia señalan que el acusado, quien ya había sido condenado en Manchester (Reino Unido) por un delito de homicidio en grado de tentativa y por amenazas en el ámbito familiar en Huércal-Overa, se dirigió el 17 de marzo de 2017 a la vivienda de su expareja en Albox con “el propósito de acabar con la vida” de la mujer.

Una vez allí, accedió al domicilio y cogió un cuchillo que había en la cocina y esperó a que regresara la víctima. Cuando ésta llegó sobre las 22:00 horas a la vivienda, “con el propósito de amedrentarla y atemorizarla”, le puso, en reiteradas ocasiones, el cuchillo en el cuello y en el pecho, al tiempo que le decía, “he venido a matarte, eres una puta, vas a morir esta noche”.

Además, la retuvo durante dos horas en la vivienda, permaneciendo durante este tiempo en la puerta de entrada con el cuchillo en la mano.

Cuando el hombre atendió una llamada que había realizado una amiga al móvil de la víctima, la mujer aprovechó esta situación para escapar del lugar en su turismo, deteniéndose poco después en las proximidades de la vivienda al ver llegar a dos agentes de la Policía Local.

“El procesado, en su empeño de acabar con la vida de la mujer, al ver que se había escapado, salió tras ella con el cuchillo en la mano y se dirigió hacia el vehículo donde su expareja se encontraba, mostrando el cuchillo en todo momento, y haciendo caso omiso a los gritos y requerimientos de los agentes de policía para que se detuviese”, dice el fallo.

Aunque los agentes llegaron a realizar un disparo al aire, continuó avanzando en su dirección y llegó a forcejear con uno de ellos, hiriéndolo en una mano cuando intentó quitarle el cuchillo.

A.W.C.B. logró aproximarse al vehículo de la víctima e introdujo medio cuerpo en el interior del mismo, intentando apuñalar en varias ocasiones a la mujer, si bien no lo consiguió “al recibir el impacto de cuatro balas por parte de los citados agentes de la Policía Local”.

Por estos hechos, la Audiencia Provincial de Almería condenó a A.W.C.B. por un delito de homicidio en grado de tentativa, con las agravantes de parentesco y reincidencia, a ocho años de prisión; a tres años y tres meses de cárcel por un delito de detención ilegal; a un año y cuatro meses de prisión por un delito de amenazas no condicionales; a un año de cárcel por un delito de allanamiento de morada, y a tres años y medio de prisión por un delito de atentado.

También fue absuelto de un delito leve de vejaciones y se le impuso el pago de una indemnización de 20.000 euros a la víctima.

La sentencia fue recurrida en apelación al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que desestimó dicho recurso, y posteriormente en casación al Tribunal Supremo, que ha vuelto a confirmar el fallo original de forma íntegra.