José Fernández Utrera estará nuevamente ocupando el banquillo del Cantoria FC

José Fernández Utrera, conocido como “Utre”, comenzó sus andaduras de entrenador en el mundo del fútbol con el Cantoria de fúbol-sala, obteniendo tres títulos en cuatro años. En fútbol-11 empezó en las categorías inferiores de C. D. la Cantoriana; estuvo un año en el filial de la Comarca del Mármol B; al siguiente año entrenó al juvenil del Villa de Albox; y este va a ser su cuarto año consecutivo en el Cantoria 2017. En esto últimos cuatro años ha conseguido el ascenso de Provincial a Preferente y el ascenso de Preferente a División de Honor. Hoy en la Comarca Noticias hablamos con él. 

Tras lograr unos resultados en la segunda vuelta que salvaban al Cantoria ¿Cómo se vivió la llegada del Covid y la irrupción de la temporada?

Creo que no éramos conscientes de la magnitud de este dichoso “bicho”. Al principio, pensábamos que no afectaría como para parar la competición, pero la verdad es que hubo un momento en el que tuvimos que reunirnos tanto jugadores, cuerpo técnico y directiva para tomar la decisión de parar, para protegernos tanto nosotros como a nuestras familias. Visto el desenlace, en ese momento, creo que tomamos la decisión correcta.

Después de 4 años sentado en el banquillo ¿Se ha continuado con el mismo grupo? ¿Es esencial para estas categorías que haya un grupo compacto?

Prácticamente somos los mismos. Ese es el factor clave del éxito de este equipo, todo jugador que entra a este grupo no quiere salir de él. Para esta temporada, a día de hoy, hemos conseguido renovar a 20 jugadores y promocionado a un juvenil; veintiún jugadores son los mismos del año pasado. De igual modo, hemos realizado dos fichajes, uno ya estuvo aquí el año que ascendimos a División de Honor. Me alegra que un 90% ha renovado.

Es muy difícil mantener en estas categorías el apoyo constante de la afición ¿Cómo ha sido la afición cantoriana con vosotros?

En términos generales la afición de Cantoria es espectacular, también es cierto que la tenemos mal acostumbrada porque este sería el cuarto año del club y hemos conseguido llevar al club a categoría autonómica, algo que nunca habíamos visto en nuestro municipio.

Lo bueno es que a día de hoy somos el club referente dentro de nuestra comarca y cada día vienen más aficionados de municipios cercanos tanto a apoyar a nuestro equipo como a querer jugar en equipos inferiores.

Hay entrenadores que tienen muy clara su filosofía de juego ¿Existe una filosofía de juego en estas categorías? ¿Qué se intenta transmitir desde el banquillo a los jugadores en el fútbol modesto?

Partiendo de la dificultad que en el fútbol amateur no podemos vivir de él y debido a eso todos los jugadores y entrenadores vivimos de un trabajo, el cual a veces no nos permite entrenar o dar el máximo en cada entrenamiento por el cansancio, debo decir que todos los equipos tienen sus señas de identidad. Nosotros realizamos los entrenamientos adaptados a lo que queremos plasmar dentro de un terreno de juego. Cada entrenador actúa de una forma distinta a otro, personalmente no soy ese tipo de entrenador que esté todo el día corrigiendo o regañando a mis jugadores, entiendo que para algunos puede ser visto como falta de preparación o liderazgo, pero yo más bien lo veo como que tengo plena confianza en mis jugadores. Más que transmitir, lo que pretendo es que lleven a cabo lo trabajado durante la semana para conseguir la victoria.

El Cantoria tuvo unos años que desapareció como equipo ¿Crees que en un largo plazo puede volver a pasar o ya está el equipo consolidado?

Mientras se siga teniendo gente de fútbol al frente del club y se les permita trabajar, veo imposible que este club desaparezca. 

El club está en un proceso de crecimiento, debemos seguir trabajando en determinados aspectos, pero siempre con los pies en el suelo. Es importante que exjugadores y personas afines al club se unan y ayuden al club.

El Cantoria es el equipo de tus amores, cómo se suele decir ¿Pero nos queda entrenador para mucho tiempo o hay otros proyectos en la lejanía?

El amarillo y negro para mí no son dos colores, son las señas de identidad de mi equipo. Un entrenador nunca sabe el tiempo que estará en ningún lugar que esté, dependemos de los resultados; en el fútbol no hay mucha memoria y cómo se dice: “uno nunca es profeta en su tierra”. De momento, me planteo está temporada con el objetivo de no sufrir como el año pasado y luchar por cotas mayores. Debemos ser ambiciosos.  Proyectos siempre están en mente, este año quiero a parte de entrenador, estudiar para tener mayor nivel y formación.

Para acabar, ¿Cuáles son los objetivos que te marcas para la Cantoriana este año?

Viendo el formato actual para esta temporada, y con la realización de subgrupos es más fácil que nunca tanto bajar de categoría cómo subir. Pero creo en este grupo de jugadores y en todos mis colaboradores; el objetivo no debe ser otro que estar entre los 6 primeros del subgrupo que nos toque.