La planificación y adquisición anticipada de productos favorecerá el ahorro y proporcionará tiempo para poder comparar precios.

En la recta final del año, a medida que se acerca la Navidad, los escaparates y las calles comienzan a mostrar los adornos y motivos típicos de estas fechas, y prolifera asimismo la publicidad en los medios y en internet de artículos, bienes y servicios propios de este periodo. Una señal que puede servir a las personas consumidoras y usuarias para poner en práctica un consejo en el que incide todos los años la Dirección General de Consumo: planificar y organizar las compras con la mayor antelación posible.

La principal recomendación es ejercer un consumo responsable, sea en tienda física o vía online, y esa planificación de las compras resultará esencial para evitar prisas de última hora y prevenir compras compulsivas e improvisadas, permitiendo además comparar precios y ofertas entre diferentes establecimientos. Consumo aconseja en este sentido adquirir solamente aquello que se va a necesitar, y para ello puede ser de gran ayuda organizarse a partir de una lista de la compra previa y fijar un presupuesto límite.

Estas recomendaciones no sólo se aplican a juguetes o regalos para la Navidad o los Reyes Magos, sino también a los productos alimenticios, que también pueden adquirirse con antelación, concretamente aquellos que pueden ser almacenados (no perecederos) o congelados.

Los derechos que asisten a las personas consumidoras no difieren en esta época en relación al resto del año, y Consumo recuerda a las personas consumidoras que deben informarse debidamente sobre las políticas de devolución y cambios de cada establecimiento, y, en el caso de las compras online, las personas disponen, por regla general, salvo ciertas excepciones, del derecho a desistir del contrato celebrado a distancia o fuera del establecimiento físico, un derecho del que deben ser informadas. A través del desistimiento, existe la posibilidad, salvo excepciones, de cancelar el contrato sin necesidad de alegar motivo alguno y sin penalización, dentro de un plazo de 14 días naturales desde el día en que se recibe el producto, si se trata de un contrato de venta, o desde el día en que se realizó la contratación, si se trata de un contrato de prestación de servicios.

A la hora de comprar juguetes y videojuegos, la Dirección General de Consumo incide en que estos productos deben ser adecuados para la edad de la persona destinataria, en especial cuando se trata de una persona menor de edad. Para los videojuegos, debe tenerse en cuenta el Código PEGI, situado en el embalaje del juego, a través del que se establece una clasificación que atiende a la edad recomendada, y avisando de contenidos como violencia, sexo, lenguaje soez, o si estos invitan a comprar bienes virtuales con dinero real.

Asimismo, desde Consumo se anima a la ciudadanía a hacer las compras en comercios de proximidad, en los establecimientos de cada barrio, ya que no solamente se favorecerá la economía local, sino que también se favorecerá la sostenibilidad, con una menor huella medioambiental.

Además de estas compras, las fiestas navideñas son fechas en las que proliferan las contrataciones de escapadas y viajes, y desde Consumo se recuerda la conveniencia de organizar los mismos mediante agencias especializadas o webs oficiales –cuando se contraten los servicios por internet–, para evitar timos o estafas a través de páginas fraudulentas, y del mismo modo anticiparse a las fechas críticas a fin de evitar cualquier contratiempo, como la falta de plazas. Será fundamental, como en todas las compras y operaciones que se realicen, conservar toda documentación, tiquet y cada registro electrónico que se haya generado de las mismas, esenciales para cualquier posible reclamación. Consejo igualmente válido si se han realizado reservas hoteleras.

Y apuntando a la Nochevieja, un gran número de personas acude a los llamados cotillones o fiestas de fin de año. Es importante informarse con antelación y comparar precios, prestaciones y calidad de los servicios entre los diferentes eventos, así como conservar las entradas en buen estado y la publicidad de la fiesta o evento, ya que ambos elementos tienen valor contractual, y por ello tendrían un gran valor si hubiera que formular una reclamación.

Consumo Responde

Ante cualquier duda o consulta en materia de consumo, la ciudadanía puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página www.consumoresponde.es, del correo consumoresponde@juntadeandalucia.es; y de los perfiles de Twitter (@consumoresponde) y Facebook (www.facebook.com/consumoresponde).

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Familias presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.