Holcim aborda en la actualidad un proceso de mejora de sus instalaciones por valor de 5,6 millones de euros.

En 2020, la fábrica de Holcim en Carboneras (Grupo LafargeHolcim) empleó en sus procesos de fabricación más de 80.900 t de combustibles alternativos, un 34% más que en 2019, evitando así la emisión a la atmósfera de 53.564 t de CO2 y reduciendo el consumo de combustibles fósiles.

Este y otros datos se presentaron ayer durante la celebración del “Comité Local de Información y Sostenibilidad (CLIS)”, un foro de diálogo anual en el que participaron diferentes representantes de la comunidad local como representantes de los centros educativos de Carboneras, representantes locales de Ciudadanos, la Asociación Española contra el Cáncer, asociaciones deportivas locales, y de empresas colaboradoras. Durante el encuentro, celebrado en formato online, la fábrica dio a conocer algunos de los hitos alcanzados durante el pasado año y sus retos de futuro. En un año atípico y complicado, como consecuencia de la Covid-19, la planta aportó más de 15 millones de euros a la economía de la provincia de Almería, una cifra resultante de la contratación de servicios en la región, convenios, proyectos sociales, impuestos y salarios, entre otros.

Holcim Carboneras, que genera más 417 puestos de trabajo entre directos e indirectos, está inmersa en un proyecto de captura y aprovechamiento de carbono a gran escala que tiene como objetivo capturar el CO2 emitido en el proceso de producción del cemento para transformarlo y reutilizarlo localmente. Este novedoso sistema es uno de los primeros resultados del grupo de investigación “El Reto del Carbono”, un think tank puesto en marcha por la compañía en España para la definición de medidas concretas en materia de descarbonización. En concreto, el proyecto permitirá aprovechar potencialmente 700.000 toneladas de CO2 para su consumo con fines agrícolas (fertilización carbónica).

Durante su intervención en el CLIS, Sergio Martínez, director de la planta, destacó las inversiones que se están realizando en la fábrica como las destinadas a la nueva instalación para el uso de CDR (Combustibles Derivados de Residuos) que “permitirán evitar la emisión de 24.000 t de CO2 anuales y alcanzar una sustitución térmica del 70%. En nuestra contribución a la consecución de los objetivos Net Zero de la compañía, apostamos por sustituir los combustibles tradicionales por CDRs y biomasa y las materias primas tradicionales por materiales calcinados. En esta línea, en la actualidad estamos realizando pruebas con escorias de siderúrgicas y con residuos procedentes de demoliciones”, concluye Martínez.

Además, con la finalidad de adaptar sus productos a las necesidades del mercado, la fábrica de Carboneras ha incorporado a sus instalaciones una ensacadora que le permitirá envasar el producto, que hasta el momento únicamente se servía a granel. Ambas instalaciones supondrán una inversión de más de 5,6 millones de euros.

Buenas prácticas de salud y seguridad

El pasado año, la fábrica celebró, de manera virtual, una nueva edición de las Semanas de la Salud y Seguridad, en las que bajo el lema “Aprende las mejores ideas y pasa a la acción”, se puso el foco en compartir y replicar las buenas prácticas, un proceso necesario para alcanzar la ambición “cero accidentes”.

Gracias al compromiso de los empleados, los sistemas de gestión de salud y seguridad y a las más de 520 horas de formación en materias, como sistemas contra incendios, trabajos en altura, espacios confinados o rescate, la planta alcanzó en 2020 la cifra de más de 844 días sin accidentes con baja entre su personal.

Durante 2020, la planta adoptó medidas extraordinarias para evitar el contagio por Covid-19 en sus instalaciones. Estas medidas incluyen, entre otros, la elaboración de nuevos protocolos de actuación ante diferentes escenarios, el fomento del teletrabajo, la separación de turnos, la desinfección continua de las zonas comunes, el registro de contactos estrechos o el refuerzo en formación e información.

Compromiso social y medioambiental

En un año marcado por la Covid-19, los empleados de la compañía mostraron su lado más solidario organizando dos donaciones a Cáritas Carboneras. Además, a finales de año, la fábrica hizo entrega a la misma entidad de un total de 3.448 productos de higiene y alimentos de primera necesidad, por un total de 4.980 euros. Estos productos de aseo e higiene (geles, jabones y dentífricos), así como alimentos de primera necesidad (pastas, legumbres y arroces, entre otros), fueron distribuidos a las familias de la localidad más afectadas por la crisis económica provocada por la Covid-19.

Los trabajos de restauración de la cantera permitieron rehabilitar más de 20 hectáreas, contando un año más con la colaboración de más de 200 escolares gracias a la celebración de una nueva edición del proyecto educativo “Carboneras siembra futuro”.

Además, en 2020, la planta puso en marcha el “I Concurso de fotografía LafargeHolcim Carboneras” con el que animaba a concursar con imágenes relacionadas con paisajes y fauna, valorando positivamente la inclusión de elementos identificativos de la localidad.

En el mes de octubre, Marta Bosquet, presidenta del Parlamento de Andalucía visitó la planta para conocer de primera mano sus actividades en materia de valoración de residuos, destacando que la fábrica es un centro de referencia por sus sistemas de organización, gestión y sostenibilidad.