La situación ha sido denunciada por el sindicato SIPCTE.

El delegado electo del sindicato SIPCTE, Francisco Sabio, sostiene que la empresa pública postal «mantiene la política de no cubrir las bajas de personal que se registran por jubilación o enfermedad, así como las vacaciones».

Sabio, que esta misma semana ya denunció que la Unidad de reparto de La Cañada está sumida en un profundo “caos”, ha explicado que en algunas carterías como la de Cantoria o la de Albox, los envíos se siguen acumulando por la falta de personal y que estos no llegan a su destino en la fecha prevista.

El caso de Cantoria aún es más sangrante ya que Correos no ha contratado a un repartidor en moto para que sustituya al titular que está de vacaciones, siendo los dos repartidores en coche, uno de ellos a media jornada, quienes tienen que asumir el reparto de toda la población de Cantoria.

En la visita que el responsable del sindicato SIPCTE realizó ayer a la oficina de Cantoria, pudo comprobar cómo se acumulaban miles de cartas de dicha población, ya que los carteros se ven impotentes para sacar a reparto toda la correspondencia, Sabio afirma que “los carteros están agotados física y mentalmente” “esta situación les está generando ansiedad”.

Ayer mismo, Sabio presentaba un escrito ante la Dirección de Correos para exigir inmediatamente que ponga fin a esta «merma» de personal y solicitó la oportuna contratación de personal necesario.