Varios de los participantes del encuentro organizado por la Asociación Locos por los Camiones, se acercaron hasta el Santuario del Saliente.

Provenientes de toda la geografía española, un buen número de conductores de autocaravanas peregrinaron para encontrarse con la Pequeñica y obtener la bendición de sus vehículos en la mañana del pasado domingo, participantes todos ellos del encuentro del fin de semana organizado por la Asociación Locos por los Camiones.

UNA LARGA HILERA DE AUTOCARAVANAS ENTRE ALBOX Y EL ROEL

Aunque los domingos la serpenteante carretera que une Albox con el Roel suele ser bastante concurrida, así como por peregrinos que deambulan a sus márgenes, en la pasada jornada ofrecía un llamativo panorama. Una larga hilera de autocaravanas, todas perfectamente blancas, ascendieron con lentitud los escasos veinte kilómetros que configuran este itinerario.

Los conductores provenían de Almería, Cuevas del Almanzora, Campohermoso, Murcia, Cartagena, Lorca, Santo Ángel, Molina de Segura, Valladolid, Aguilar de Campoo y León. La Asociación de Autocaravanista de la Región de Murcia, que fue fundada en 2006, solicitó este encuentro en el Santuario Diocesano del Saliente.

«CON VUESTRAS AUTOCARAVANAS VIVÍS LOS VALORES DE LAS FAMILIA Y LA SANA AMISTAD»

En la capilla mayor del Santuario, frente a la sagrada imagen de Nuestra Señora de los Desamparados del Buen Retiro del Saliente Coronada, fueron recibidos por el Rector que ofició la ceremonia de bendición y pronunció un discurso acerca del sentido cristiano del turismo en autocaravana. «Con vuestras autocaravanas – les dijo – vivís los valores de la familia y la sana amistad. Nos recordáis que nuestro verdadero hogar no son un cúmulo de cosas, sino las personas que amamos».

Después, en la explanada del Roel, las autocaravanas recibieron su correspondiente dosis de agua bendita ante la alegre mirada de sus propietarios. Todos, además, exhibían orgullosos los diplomas que acreditaban su participación en la ceremonia bendicional. Finalmente, fue ofrendada a la Pequeñica un recuerdo de esta peregrinación.