Afincado en la localidad desde hace casi 20 años, es el pilar de la inclusión de la población de habla inglesa y el primer voluntario en cualquier acción social de emergencia.

“Por todos los valores innatos en su persona, proyectados en nuestro municipio en beneficio de todas y todos los cantorianos, en nombre de este equipo de Gobierno y en el mío propio como alcaldesa presidenta de esta corporación, distinguimos como hijo adoptivo del municipio de Cantoria a D. Jorge González, a Jorge el mexicano, como todos le conocemos y a él le gusta que lo llamemos”. Con estas palabras Puri Sánchez Aránega, alcaldesa de la localidad de Cantoria ha puesto fin a un amplio recorrido por los valores, acciones e iniciativas que han hecho de este ciudadano mexicano afincando en la localidad desde casi 20 años, merecedor del mayor galardón que una localidad puede otorgar a un no nacido en el término municipal. El objeto de la distinción es que sea considerado no como un vecino más, sino como uno especialmente reconocido por los valores que representa su implicación en la vida del municipio.

El acto de nombramiento de hijo adoptivo ha tenido lugar en una sesión extraordinaria del pleno de Cantoria, convocada con el nombramiento de hijo adoptivo de González como único punto. El homenajeado, que habitualmente se encarga de la retransmisión de los plenos municipales en redes sociales, desconocía que, precisamente él, era el protagonista de esa especial y extraordinaria sesión.

González, motu proprio y desde los primeros compases de la pasada pandemia, fue el primer voluntario en encargarse de llevar medicamentos o alimentos a vecinos de la localidad diseminados por todo el término, de casi 80 kilómetros cuadrados, tanto a quienes estaban confinados por padecer la enfermedad o estar impedidos por cualquier motivo.

Desde hace años y gracias a su condición de bilingüe, ha sido el principal punto de apoyo de la población extranjera que a lo largo de los últimos años se ha instalado en Cantoria, y uno de los principales promotores e incitadores del intercambio cultural que han llevado al actual grado de integración e implicación de todos en una única comunidad, sin distinción de nacionalidades.

“Por todo este currículum de méritos que no se estudian en ninguna universidad, porque sólo pueden nacer del corazón, le hacen más que merecedor de esta distinción. Y este equipo de Gobierno considera de justicia reconocer su valía como persona, siempre preocupado por ayudar a los demás, comprometido con todas las causas sociales, tanto dentro como fuera del municipio. Una persona que vino de otro continente y decidió instalarse en nuestro pueblo hace ya casi 20 años y más tarde, en cuanto tuvo la oportunidad, se trajo a su familia porque se enamoró de nuestro pueblo y de sus gentes. Y aquí está intentando echar raíces”, explica la alcaldesa.