Dos de ellos resultaron heridos tras impedir los porteros del establecimiento su entrada al establecimiento

La Fiscalía Provincial de Almería va a solicitar 31 años de prisión para cada uno de los tres acusados de haber disparado contra los clientes de una discoteca de Mojácar, dos de los cuales resultaron heridos, a la que los porteros del establecimiento impidieron su entrada después de que increparan a un grupo de mujeres en la puerta.

El Ministerio Público acusa a los tres procesados de dos delitos de asesinato en grado de tentativa por los que interesa 14 años de prisión por cada uno de ellos, así como dos años de cárcel más por un delito de amenazas y otro más por un delito de tenencia ilícita de armas, ya que la escopeta de caza que habrían empleado en el ataque carecía de la correspondiente licencia y documentación.

De acuerdo con la calificación provisional de la Fiscalía, consultada por Europa Press, los hechos tuvieron lugar sobre las 3,45 horas del 4 de agosto de 2015 cuando los tres acusados se dirigieron a la discoteca Moma del municipio en la que los porteros les negaron el acceso ya que previamente habían increpado a unas chicas, lo que desató una “discusión con estos en tono amenazante”.

Así, los procesados, que han estado en prisión provisional por esta causa, se habrían concertado para “coger una escopeta de cartuchos de un solo cañón” y volver a la discoteca sobre las 4,30 horas. Fue entonces cuando A.T.T., “concertado” con sus compañeros y guiado por “el ánimo de causar temor”, se dirigió al portero de la discoteca y “le puso la escopeta a un metro del rostro diciéndole ‘ahora me dejas entrar o qué'”.

Tras ello, y de forma “sorpresiva e inesperada”, el acusado habría efectuado un primer disparo hacia el interior de la discoteca mientras que J.T.T. le habría proporcionado la munición necesaria para “volver a disparar” por segunda vez en la misma dirección, toda vez que J.G.H. habría acudido a arrancar el coche, estacionado a pocos metros, para “facilitar la huida del lugar”, ya que la intervención de los porteros frustró la posibilidad de seguir disparando.

Los procesados lograron huir del lugar sin ser detenidos y dejando dos heridos de consideración con heridas de perdigones entre los clientes de la discoteca, uno de los cuales presenta secuelas. Para ellos, la Fiscalía interesa indemnizaciones de 12.993,9 euros y de 27.305,3 euros. El juicio tiene previsto iniciarse el 27 de octubre en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería.