Los Populares presentaron un escrito donde solicitan formalmente al gobierno municipal, que las 24 Horas vuelvan a su sitio original.

Rogelio Berbel, concejal del partido Popular de Albox, registró la mañana de este martes, un escrito en el que solicitan al Alcalde de Albox, el regreso de «Las 24 horas de Fútbol Sala Memorial Juan González» a la Plaza San Francisco.

Los Populares han recogido la opinión de los protagonistas y la han trasladado al consistorio para que se considere el regreso a su sitio original, de un evento que es referencia en toda la comarca del Almanzora.

En el escrito trasladado al Ayuntamiento de Albox, se le explica al alcalde que se trata de «un evento deportivo de gran tradición y enorme afluencia que sitúa a Albox durante un fin de semana en el epicentro del fútbol sala en la Comarca del Almanzora. En 2018 se decidió de manera unilateral el cambio de ubicación que acababa con la improvisada y mítica pista surgida en el centro de la Plaza de San Francisco, en el barrio de La Loma, para trasladarlas a la explanada del Centro de Agua y Salud. En aquel momento mostramos nuestro rechazo y disconformidad, que resultó inútil, pues este cambio no sólo mermaba una tradición ligada estrechamente a la idiosincrasia albojense, sino que además suponía un perjuicio para negocios y hostelería a los que este evento proporcionaba una importante afluencia de gente durante todo un fin de semana». 

Por ello, solicitan, «que desde el Ayuntamiento de Albox se reconsidere esta decisión para que esta celebración deportiva íntimamente ligada a la tradición albojense, que se celebrará los días 12 y 13 de agosto, vuelva a su ubicación natural en la Plaza de San Francisco. Por la situación estratégica, por el encanto singular y porque supondrá una ayuda para muchos negocios que seguro lo agradecerán en unos momentos delicados». 

«Nosotros nos mostramos plenamente dispuestos para colaborar en lo que sea necesario, para que razones de seguridad no sean la excusa que siga motivando este cambio de ubicación que ya desde su inicio carecía de lógica y de cualquier justificación».